"Sin justicia no hay un verdadero derecho, no hay paz, no hay vida posible digna sobre la tierra" Emilia Prieto

Hora local en Ipís:

ULTIMAS NOTICIAS...

Pagina Principal

Pagina Principal
Pagina Principal

___ Para comunicarte por WhatsApp haz clic en la imagen ___

BUSCADOR: ( use palabra(s) clave ) :

sábado, 22 de septiembre de 2018

Plan del gobierno para impulsar hidrógeno desata múltiples interrogantes


LA VOZ DE GOICOECHEA.-    El 8 de mayo, minutos después de que asumiera como presidente de la República, Carlos Alvarado emitió una directriz para que las instituciones que “comprenden los sectores de energía y ambiente desarrollaran un plan de acción para propiciar la investigación, la producción y la comercialización de hidrógeno como combustible”.

Es una de las cartas de presentación con las que abrió la administración Alvarado Quesada (2018-2022), la cual –desde el principio- ha insistido en que la Costa Rica del Bicentenario debe caminar hacia el uso de tecnologías alternativas para impulsar –por ejemplo- en el transporte.

De hecho, durante la campaña presidencial, Alvarado sostuvo encuentros con el científico Franklin Chang Díaz. Un gran impulsor de estas tecnologías, quien incluso cedió el autobús propulsado por hidrógeno –propiedad de la compañía Ad Astra Rocket- para que el gabinete del mandatario asistiera al traspaso de poderes.

Un campo pagado por académicos de la Universidad de Costa Rica (UCR), difundido en medios de prensa el domingo 16 de setiembre, plantea una serie de interrogantes sobre la viabilidad de pisar el acelerador con el hidrógeno como prioridad.

“A la letra muerta de la directriz, la indicación es interesante. Sin embargo, ésta debe ser analizada desde el punto de vista integral para la conveniencia nacional y dentro de las posibilidades tecnológicas y la economía de escala del país (…) pedimos que los aspectos científico y tecnológico sean el marco de la consideración presidencial (y eventualmente legislativa), para lograr de esta manera la óptima comprensión de las consecuencias de esa iniciativa, que compromete a instituciones públicas y a los recursos estatales, para una acción que es de dudoso éxito”, asevera la postura de los académicos.

El sector sugiere abarcar el tema desde el punto de vista físico, químico e ingenieril. De esta forma, se tendría una mayor claridad para la formulación de políticas relativas al uso de hidrógeno en vehículos eléctricos de celdas de combustible en el país, así como en la eficiencia de producción de hidrógeno por electrolisis (descomposición mediante electricidad) del agua.

“(…) el hidrógeno no es un combustible, ni fuente de energía. Este material es un vector energético, es decir, una sustancia que acarrea la energía usada en su producción, para luego ser parcialmente reconvertida en forma útil, como por ejemplo electricidad. Esta aclaración no es una simple formulación, sino que tiene un profundo significado económico y termodinámico”, agrega la posición.

Los académicos de la UCR insisten en que el hidrógeno no es una mezcla de las sustancias que constituyen el petróleo. Es decir, no es un hidrocarburo ni un derivado del petróleo.

Según sostienen, más del 90% de la producción industrial de hidrógeno en el mundo se realiza a través de la descomposición del metano contenido en el gas natural y como subproducto de la elaboración de materias primas para la industria de plásticos.

“La iniciativa apadrinada por el gobierno de la República para la producción de hidrógeno es la descomposición del agua por medio de energía eléctrica. El planteamiento es ambientalmente incompleto en las condiciones de economía de escala de Costa Rica, pues solo considera que el producto final del uso del hidrógeno en una celda de combustible es vapor de agua y no los otros gases atmosféricos que contribuyen al efecto invernadero y al calentamiento global”, sostienen.

Carlos Alvarado, presidente de la República, ha intercambiado posturas sobre energías alternativas con el científico e investigador Franklin Chang Díaz. Imagen cortesía de Ad Astra Rocket

Costo económico elevado

Como ejemplo, los académicos que firmaron el manifiesto indicaron que la producción de hidrógeno requiere ‘gran inversión de energía’, pues el agua es una sustancia muy estable y podría ser un proceso ‘costoso’ para la realidad costarricense.

“No parece que exista un claro modelo de negocios para esta iniciativa. Recientemente se dijo que como los productos de la electrolisis del agua son hidrógeno y oxigeno, este último se puede comercializar también en el nicho del mercado médico. El oxígeno usado en Costa Rica se obtiene por destilación del aire líquido, proceso mucho más barato que por descomposición del agua. El oxígeno ya existe como tal en el aire y no es necesario sintetizarlo a partir del agua”, describieron.

Otro de los argumentos expuestos radica en que los vehículos de combustión interna (como los que existen actualmente) se mantendrán vigentes por más años. “Mientras tanto, biocombustibles por un lado y mejoramiento de todo tipo de vehículos eléctricos irán de la mano con la progresiva renovación de la flotilla mundial. No existe una varita mágica que haga posible la instantánea renovación del parque vehicular de Costa Rica y el mundo”.

Siempre en ese contexto, en junio, Alejandro Muñoz, presidente ejecutivo de Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) señaló que “la directriz presidencial es transformar la entidad en una empresa que investigue, desarrolle y produzca combustibles alternativos para el país. Es una apuesta muy grande”.

“Es una transformación total. Es dejar, paulatinamente, los combustibles fósiles y trasladarnos hacia combustibles alternativos. Más limpios y que permitan una mejora en la calidad del ambiente”, dijo el jerarca.

FUENTE CRHOY





CORREO ELECTRONICO:   redaccion@lavozdegoicoechea.info

 

 

Inscribe tu correo electrónico y recibe todas nuestras noticias


Somos La Voz de Goicoechea...


Red Sismológica Nacional


Prensa Internacional...

PR Newswire

eltiempo.com

epimg.net

digitaltrends.com

oas.org


Tarifas Estadio José Joaquín Colleya Fonseca