"Sin justicia no hay un verdadero derecho, no hay paz, no hay vida posible digna sobre la tierra" Emilia Prieto

Hora local en Ipís:


Reunimos lo mejor de las noticias para Usted

ULTIMAS NOTICIAS...

Pagina Principal

Pagina Principal
Pagina Principal

Goicoechea... Construyamos Juntos un mejor Cantón... Partido Liberación Nacional

Goicoechea...  Construyamos Juntos un mejor Cantón... Partido Liberación Nacional
*** ESPACIO POLITICO PAGADO ***

Recibe automáticamente todas nuestras noticias diariamente por medio de tu correo electrónico

Contáctanos via WhatsApp

Contáctanos via WhatsApp
Envíenos sus denuncias y fotografías. Sea parte de la noticia

BUSCADOR: ( use palabra(s) clave ):

Nosotros

...Somos el medio de comunicación de Goicoechea...New2020 ...desde el 2017...

lunes, diciembre 02, 2019

El Papa advierte del peligro del consumismo: “Es un virus que infecta la fe”

LA VOZ DE GOICOECHEA.- El Papa Francisco advirtió contra el peligro del consumismo y afirmó que es “un virus que infecta la fe desde la raíz.
“El consumismo es un virus que infecta la fe desde la raíz, porque te hace creer que la vida depende sólo de aquello que tiene, y así te olvidas de Dios que viene al encuentro y de quien tienes a tu lado. El Señor viene, pero en cambio sigues los apetitos que te llegan; el hermano llama a tu puerta, pero a ti te molesta porque interrumpe tus planes”.
El Santo Padre habló así en su homilía de la Misa celebrada este domingo 1 de diciembre en la Basílica de San Pedro del Vaticano por el rito zaireño, con motivo del 25 aniversario de la fundación de la Capellanía Congoleña de Roma.
Francisco explicó que “en el Evangelio, cuando Jesús señala los peligros para la fe, no se preocupa de enemigos poderosos, de hostilidades y de persecuciones. Todo eso lo ha habido y lo habrá, pero no debilita la fe. El verdadero peligro, por el contrario, es aquel que anestesia el corazón: depender del consumismo, y cargar el corazón con necesidades”.
“Entonces se vive de cosas y no se sabe para qué; se tienen muchos bienes, pero no se hace el bien; las casas se llenan de cosas, pero se vacían de hijos; se pierde el tiempo en pasatiempos, pero no se dedica tiempo a Dios y a los demás”.
Advirtió que “cuando se vive para las cosas, las cosas no bastan nunca, la codicia crece y los demás parecen obstáculos en el camino, y así se termina por sentirse amenazados e insatisfechos siempre, y enfadados, se eleva el novel del odio”.
“Lo vemos hoy allí donde impera el consumismo: cuánta violencia, aunque sólo sea verbal, cuánta rabia y necesidad de buscar un enemigo a toda costa. Así, mientras el mundo está lleno de armas que provocan muertos, no nos damos cuenta de que continuamos armando nuestros corazones con ira”.
El Papa Francisco subrayó que Jesús quiere despertar al pueblo de este consumismo, y “lo hace con el verbo ‘vigilad’. Vigilar era el trabajo del centinela, que vigilaba permaneciendo despierto mientras los demás dormían. Vigilar es no ceder al suelo que atrapa a todos”.
“Para poder vigilar se necesita tener una esperanza segura: que la noche no durará para siempre, que pronto llegará el alba. Y así también nosotros: Dios viene y su luz iluminará hasta las tinieblas más oscuras”.
“A nosotros nos toca hoy vigilar: vencer la tentación de que el sentido de la vida sea acumular, desenmascarar el engaño de que se es feliz si se tienen muchas cosas, resistir las luces resplandecientes del consumismo que brillan por todos sitios durante este mes, y creer que la oración y la caridad no son tiempo perdido, sino los tesoros más grandes”.
Adviento
Por otro lado, el Papa Francisco reflexionó sobre el significado del Adviento. “Jesús viene: el Adviento nos recuerda esta certeza ya en su nombre, porque la palabra Adviento significa ‘venida’. El Señor viene: he ahí la raíz de nuestra esperanza, la seguridad de que ante las tribulaciones del mundo viene a nosotros el consuelo de Dios, un consuelo que no necesita palabras, sino presencia, su presencia que viene en medio de nosotros”.
“El Señor no nos deja solos. Vino hace dos mil años y volverá a venir al final de los tiempos, pero también viene hoy a mi vida, a tu vida. Sí, a esta vida nuestra, con todos sus problemas, con sus angustias y con sus incertezas”.
El Papa Francisco se dirigió a los fieles congoleños: “Habéis venido de lejos”, les dijo. “Habéis dejado vuestra casa, afectos y cosas queridas. Juntos aquí habéis encontrado acogida junto con dificultades e imprevistos. Pero para Dios siempre seréis invitados bienvenidos. Para Él, nunca somos extranjeros, sino hijos esperados. Y la Iglesia es la casa de Dios: aquí, por lo tanto, os sentís siempre en casa. Aquí venimos para caminar juntos hacia el Señor”.
Sin embargo, “frente a las luces del Señor se pueden preferir las tinieblas del mundo. Al Señor que viene y a su invitación a caminar con Él se le puede responder que no. Con frecuencia, no se trata de un no directo, insolente, sino sutil. Es el no del que nos advierte Jesús en el Evangelio al exhortarnos a no hacer como en los días de Noé”.
“¿Qué es lo que sucedía en los días de Noé? Sucedía que, mientras algo nuevo y perturbador estaba a punto de llegar, nadie le hizo caso, porque todos pensaban sólo en comer y en beber. En otras palabras, todos reducían su vida sólo a sus necesidades, se contentaban con una vida plana, horizontal, sin impulso. No había espera de nadie, sólo la pretensión de tener algo para sí mismo, algo para consumir”, concluyó.
El Papa expresa su dolor por los muertos en las protestas en Irak
El Papa Francisco lamentó este domingo 1 de diciembre tras el rezo del Ángelus en la Plaza de San Pedro del Vaticano los numerosos fallecidos en las protestas registradas en Irak en los últimos días.
“Sigo con preocupación la situación en Irak”, comenzó el Santo Padre. “He visto con dolor que las manifestaciones de protesta de los días pasados han recibido una dura reacción que ha causado decenas de víctimas”.
“Rezo por los difuntos y por los heridos; permanezco cercano a las familias y a todo el pueblo iraquí, invocando de Dios paz y concordia”, concluyó el Papa.
Irak, país que atraviesa por una larga crisis política desde el estallido de la guerra en 2003 con la invasión del ejército de Estados Unidos que supuso el derribo del régimen de Sadam Hussein, se encuentra inmerso en una ola de protestas desde hace varios meses que se han intensificado en los últimos días con numerosos muertos.
El país padece un vacío de poder tras la dimisión el pasado 29 de noviembre del primer ministro Adel Abdelmahdi. Las protestas, respaldadas por las autoridades religiosas chiíes, una rama del islam con gran presencia en Irak, están motivadas por la larga crisis política y económica que ha generado una situación social insostenible agravada por la invasión del norte del país por parte de milicianos de Estado Islámico que, hasta la derrota de este grupo terrorista, agravó la desestabilización interna del Estado.
Los manifestantes se quejan de la falta de empleo, la corrupción y la ineficacia de los servicios públicos
El Papa denuncia el “silencio cómplice” en las tensiones en el este de la RD del Congo
El Papa ha denunciado el “silencio cómplice” en las tensiones del este de Beni (República Democrática del Congo) provocadas por el lanzamiento de una operación de seguridad dirigida por el Gobierno contra las Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF) el pasado 30 octubre y que han dejado a la población atrapada entre el fuego cruzado entre Gobierno y grupos armados.
“Hoy rezamos por la paz, seriamente amenazada en el este del país, especialmente en los territorios de Beni y Minembwe, donde estallan los conflictos, también alimentados desde fuera, con el silencio cómplice de muchos”, ha subrayado el Pontífice.
Francisco ha hecho estas consideraciones en la misa que ha celebrado esta mañana, primer domingo de Adviento, con motivo del 25 aniversario de la Capellanía Católica Congoleña de Roma en la Basílica de San Pedro del Vaticano.
El Pontífice ha celebrado la eucaristía en rito zaireño, propio del Congo, una adaptación del rito romano ordinario que fue aprobada por la Congregación para el Culto Divino en 1988 con el título de Misal Romano para la Diócesis de Zaire (antiguo nombre de la República Democrática del Congo).
Este rito es el fruto de un largo proceso de inculturación de la liturgia entre los pontificados de Pablo VI y Juan Pablo II. El objetivo era abrir la liturgia a los valores culturales del pueblo zaireño.
En su alocución, el Papa ha incidido en la necesidad de cambiar la economía que – según ha señalado- s”e sirve de la guerra” a una economía “que sirva a la paz”. Y una vez ha reiterado su mensaje de desarme en el mundo al pedir “que se renuncie a las armas” para lograr un futuro de paz.
La situación de inseguridad y el recrudecimiento de la violencia en el este de República Democrática del Congo ha hecho que la ONU no pueda entrar ayuda humanitaria en el país.

Los comentarios expresados en las secciones de opinión, reclamos del pueblo, campos pagados, negociemos y en la opinión de los lectores y comentarios de terceros al final de las notas o en las páginas de redes sociales, son responsabilidad exclusiva de sus autores. La Voz de Goicoechea (www.lavozdegoicoechea.info) no toma como suya dichas opiniones y no se responsabiliza por su contenido.


 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

HAZNOS SABER TUS COMENTARIOS
===============================

Contáctanos por medio de nuestro formulario

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Perfumes & Colonias 100% Originales * WhatsApp +506 8835-0473 * Facebook.com/camfashioncr/shop/

Red Sismológica Nacional


Prensa Internacional...

PR Newswire

epimg.net


Somos La Voz de Goicoechea...


CAMPO POLITICO PAGADO

---------------------------------