- RESTRICCION NOCTURNA DEL 11 AL 23 ENERO DE 10 pm A 5 am -

- Restricción diurna, solo aplica en el Casco Central de San José - LUNES PLACAS 1 y 2 - MARTES PLACAS 3 y 4 - MIERCOLES PLACAS 5 y 6 - JUEVES PLACAS 7 y 8 - VIERNES PLACAS 9 y 0 - SABADOS Y DOMINGOS SIN RESTRICCION DIURNA - LA RESTRICCION NOCTURNA ES TOTAL Y APLICA EN TODO EL PAIS
.

Historia: Ecos de Palmar Sur


Puedo asegurar que fue en un sueño… (donde pasé mi infancia) …

Por Gerardo A. Pérez Obando (Gapo)

LA VOZ DE GOICOECHEA.- Sucedió en un paraje más de trescientos kilómetros al sur de la ciudad Capital (acrecentado por no existir comunicación terrestre). El ingreso se daba en barcazas. Los primeros emigrantes comenzaban un periplo a veces sin retorno abordando una lancha en el muellecito de Puntarenas para que después de serpentear la costa durante ocho interminables horas el capitán oteara el recodo final: el imponente delta que formaba la desembocadura del río Grande de Térraba. La traicionera “barra” que había tragado a descuidadas/os viajera/os ponía a prueba la osadía del éxodo a través de prolongadas, intensas e interminables embestidas hacia los cuatro costados producto del impetuoso choque de aguas ribereñas. Una vez superado el período de congoja, entre brumas el río dibujaba un portal que permitía remontar aguas arriba, y cual premio, culminar por ínfimo tiempo el ansiado anclaje sobre un manso cauce. La tosca ruta facilitaba el acceso a puntarenenses y guanacastecos, primeros y mayoritarios pioneros que voluntariamente expatriados llegaban en burbuja familiar incluyendo abuela/os y otros familiares.

El Edén, superando por algunos metros el nivel del mar, soportaba elevadas temperaturas cuya vehemencia del astro rey se extendía hasta altas horas. En las fincas, rodeadas por bananales, algunas tardes se filtraba brisa fresca proveniente de la garganta de las cordilleras que utilizando el cauce del río Grande de Térraba jugueteaba con el sembradío antes de consumirse en la costa o volcarse hacia el monte.

Fuimos parte de una comunidad humilde donde la fiebre del “oro verde” había forjado una sociedad que combinaba gente del interior del país, centroamericanos e inexplicablemente algunos europeos. En ocasiones trato de evocar, sin lograrlo, las historias de don Abel Jalil, un negro espigado, de profundos ojos oscuros y cabello completamente blanco que nunca comentó la manera en que se trasladó desde su natal India. Los “cartagos” como llamaban a los del valle central extrañamente no había.

A mediados de 1930 la “United Fruit Company” inició su expansión al sur del país instalando campamentos en el entonces desembarcadero fluvial llamado “Puerto Cortés”. Después de “bajar” la montaña, diseminar semilla y construir la vía férrea establecieron en Palmar Sur el centro de operaciones logístico y administrativo enlazando Golfito, Laurel y Puerto Armuelles en lado panameño para la exportación de racimos de bananos en barcos.

El “aeródromo” consistía en una edificación donde la empresa Líneas Aéreas Costarricenses S. A. (Lacsa), tenía su sede. Aunque en extensión era el segundo más grande después del Aeropuerto Internacional la Sabana, consistía en un campo de aterrizaje que iniciaba en un borde del majestuoso río Térraba y se extendía varios kilómetros cuya expansión siempre truncó un gran árbol de ceibo.

El “Árbol de Venancio” estaba en la propiedad colindante donde la compañía perdió el pulso porque el cacique Brunca Venancio Mora Lázaro nunca cedió a los intentos de expansión, acrecentando las leyendas de la finca “El Gorrión” y los tesoros enterrados alrededor del ceibo. 


Palmar Sur y sus fincas fue el tesoro escondido de nuestra civilización que se perpetuó en las entrañas de las generaciones que tuvimos la suerte de convivir y compartir su esplendor y encanto.

Fue una época de oro donde se conjuntaron grandes acontecimientos: la expansión de la radio AM, el bolero, Julio Jaramillo, bicicletas, Daniel Santos, tocadiscos manuales con discos de acetato de 78 rpm, plantas y torres de irrigación, plantas de sigatoka y “pericos”, canales de riego, el bus amarillo (La Papaya), el vagón del 115, la quemadora de zacate del camino de hierro, el tren ambulancia, el vehículo del pagador, las muleras, barracones, plazas, clubes, la iglesia San Francisco de Asís, la Escuela Central, el hospital, el club social para fiestas y cine, el parque y quiosco, el comisariato, el mercadito, la lechería, el hangar…todo era pequeño, excepto el flamante Ferrocarril del Sur, (FC del sur).

Los contados vehículos automotores que circulaban pertenecían a la compañía. El transporte popular eran las bicicletas con un promedio de cuatro bicis por cada hogar.

El tren de pasajeros del FC del Sur iniciaba el recorrido en el comisariato de Palmar hacia el final del campo de aterrizaje, antes del “Árbol de Venancio” enrumbaba hacia la lechería donde las vacas respondían con mugidos a la pitoreta del sonriente maquinista. Seguía su pomposa ruta y antes del mediodía permanecía efímeros minutos en las fincas en espera del abordaje o desalojo de usuarios, también repartía las marquetas de hielo encargadas. En los andenes de los comisariatos tardaba un poco más porque recogía cartas salientes y dejaba las nuevas en un espacio donde a veces se encontraban sobres con nombres amarillados por el tiempo y que nadie usurpaba.


Durante las noches era frecuente escuchar pitazos seguido por un raudo rosario de vagones cargados de racimos de banano rumbo a Golfito cuyo ruido no interfería en nuestro sueño.

La niñez nos divertíamos entre bananales jugando con extrañas y grandes circunferencias de piedra que alguien había olvidado, o en grandes “bacadillas” de cemento a la orilla de la vía férrea donde esperaban los racimos.

El poderoso guardián del paraje fue debilitado en dos puntos: Puerto Cortés frente a Finca Diez y Palmar Norte frente al homólogo del Sur con la invasión de boteros, primero a canalete y después a motor, comenzaron a minar su inocencia...

*

New2020-  Utilicemos correctamente la mascarilla, lavémonos muy bien las manos, apliquemos alcohol en gel, guardemos el distanciamiento social, solo entre todos combatiremos al COVID-19... -

Los comentarios expresados en las secciones de opinión, reclamos del pueblo, campos pagados, negociemos y en la opinión de los lectores y comentarios de terceros al final de las notas o en las páginas de redes sociales, son responsabilidad exclusiva de sus autores. La Voz de Goicoechea (www.lavozdegoicoechea.info) es un medio de comunicación independiente, y no toma como suyas dichas opiniones por lo que  no se responsabiliza por el contenido emitido por terceros
.

Déjanos tus comentarios, sobre está o cualquier otra publicación;
nos interesa tú opinión al respecto. Te invitamos a participar...

Escríbenos a nuestro correo electrónico
 
 

Publicar un comentario

2 Comentarios

  1. Excelente relato que no deja de profundizar en las mentes de los hoy abuelos que con nostalgia nos trasladamos con nuestro pensamiento hacia todas aquellas experiencias vividas en nuestra infancia.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por su sentir, de hecho para valorar el presente es menester conocer del pasado...saludos...

      Borrar

Queremos ver tus comentarios, estos nos enriquecen y ayudan a mejorar nuestras publicaciones :
_______________________________________________

- FUTBOL NACIONAL - TORNEO DE CLAUSURA

 GUADALUPE -  SAN CARLOS -  ALAJUELENSE -  CARTAGINES -   GRECIA - SPORTING SAN JOSE -  HEREDIANO -  JICARAL -  PEREZ ZELEDON -  AD GUANACASTECA -    SANTOS -   SAPRISSA