"Sin justicia no hay un verdadero derecho, no hay paz, no hay vida posible digna sobre la tierra" Emilia Prieto



Hora local en Costa Rica:

ULTIMAS NOTICIAS...

Pagina Principal

Pagina Principal
Pagina Principal

________________________________

________________________________
________________________________

Si quieres recibir nuestras noticias, inscribe tu correo electrónico y acepta el envío automático


________________________________

jueves, 12 de julio de 2018

Corrupción un verdadero mal que nos afecta a todos

Lic. Melvin Montero Murillo
Abogado

La corrupción, está dentro de los principales problemas que más preocupa a nuestra comunidad, es causa de crisis social y de descréditos de gobiernos y partidos, cuyos daños económicos a nivel mundial alcanzan, sumas exorbitantes.   

En nuestro país, este flagelo se concentra en lo fundamental en la administración pública, y pone en riesgo la gobernabilidad, no es tan solo un perjuicio económico. La corrupción constituye una potencial amenaza a la estabilidad nacional, porque quienes la practican se aprovechan y utilizan en beneficio propio los recursos que el Estado ha puesto en sus manos para el desarrollo de sus funciones y pretenden satisfacer intereses individuales de lucro y ostentación. En la degeneración de los valores éticos, morales y políticos, sus comisores terminan por enajenarse el sistema democrático, a mi criterio es una traición a la patria.  

La corrupción es un comportamiento que se manifiesta estrechamente vinculada al delito, sus acciones extendidas en la prestación de servicios provocan un grave daño moral a la nación, lastran seriamente la credibilidad de nuestro sistema democrático ante la opinión pública y ataca la efectividad deseada en el sostenimiento del orden, la disciplina y la institucionalidad del país.  

Es un fenómeno tan contaminante que puede generar apatía en muchos sectores de la sociedad. El peligro mayor es que tanto la población como los actores económicos no vean con mucha preocupación estos hechos, no tengan percepción del riesgo que representan para la nación, convivan con ellos y no actúen con la repulsa necesaria.  

Sin una participación ciudadana no habrá una presión efectiva contra las acciones corruptas que muchas veces solo pueden detectarse a partir del nivel de vida de los involucrados (de ahí la importancia de la transparencia).  

El ciudadano honesto que realice sus gestiones en las instituciones, no siempre tiene manera de sentirse defendido como usuario o administrado, ni la tranquilidad de que va a encontrar soluciones en tiempo y forma en las entidades del Estado. Peor todavía es la tramitología ante entidades administrativas en las cuales hay personas que abusan de su función pública, a quienes hay que darles dinero para poder encontrar soluciones en el tiempo adecuado.  

Estamos enfrentados en ciertas áreas de servicios a esta degeneración, que se ha ido agudizando cada vez más por la falta de exigencia administrativa, y el incumplimiento intencional o negligente de la función de control, que posibilitan el desperdicio de recursos, las mordidas y abusos de cargos.  

De ahí que los delitos económicos asociados a la corrupción mantienen su impacto negativo en los sectores de la economía, condiciones reiterativas o bien surgen novedosas formas de actuar antijurídicas. Los delitos que se manifiestan en general y que concentran los actos de corrupción son los siguientes:  

Malversación, cohecho, tráfico de influencias, prevaricación, negociaciones ilícitas, abuso en el ejercicio de funciones, abuso de autoridad, ocultación u omisión de datos, apropiación indebida, enriquecimiento ilícito; lo dejo hasta aquí, pero creo que puedo seguir enumerando.  

Todos tenemos la obligación como ciudadanos a denunciar los actos de corrupción, así lo exige la Ley Contra la Corrupción y el Enriquecimiento Ilícito en la Función Pública y su Reglamento.  

Tengo claro que únicamente las sociedades capaces de buscar la verdad y desafiar las realidades pueden ser realmente libres. Cuando nosotros como personas libres, tambaleamos ante la verdad, incluso en lo que puede parecer el asunto más trivial, evidentemente tambaleamos ante nuestra patria. Si nosotros como costarricenses, no confrontamos la crisis de ética y de integridad en nuestra sociedad, y en la administración pública, entonces estaríamos siendo participes de tiempos oscuros de nuestra democracia.


 

 
Publicar un comentario
Somos La Voz de Goicoechea...

_______________________________

_______________________________
_______________________________